banner
banner

Beatriz Isaza de Ospina

a1

Beatriz Isaza de Ospina

Fundadora de LA AURORA FUNERALES Y CAPILLAS

Representa a la mujer colombiana que nació y creció en el seno de una familia tradicional de Samaná, en el departamento de Caldas. Formada en la disciplina que permite afrontar el devenir y proyectarse con metas claras y de vuelo alto.

A los 28 años, cuando ya era madre de seis hijos, enviudó. A los pocos días, viéndose sumida en la depresión y con la advertencia contundente del médico que le dijo: “mire Beatriz, como sus hijos son los culpables de la muerte de Jorge Enrique, usted tiene que castigarlos por eso, pero sea responsable y por lo menos antes de acabar con usted, regálelos  para que queden en buenas familias”; secó sus lágrimas, se encomendó a Dios y siguió visitando la Iglesia de San Antonio donde conoció la Funeraria San José y el manejo de las mutuales.

Monseñor Alberto Jaramillo Gómez, Párroco de la Iglesia, la motivó a que montara su propia funeraria y ella, aunque no tenía con qué, estaba segura que lo podía hacer y todo saldría bien. Alquiló una casa, fió todo el montaje y abrió las puertas de FUNERARIA LA CANDELARIA, donde empezó con un ayudante para la prestación de los servicios, siempre con la visión de crecer como veía crecer a sus seis hijos que ya empezaban estudios universitarios.

Compró la casa donde construyó LA AURORA, consiguió créditos bancarios, se proveyó de hierro y cemento para que su hijo, Ingeniero Civil Jorge Iván, concibiera el proyecto y concretara el sueño.

El 15 de abril de 1993 abrió la AURORA FUNERALES Y CAPILLAS, con pocos empleados y todos los hijos trabajando allí. Mil deudas por pagar, una meta por cumplir pero todas las energías halando la carreta para el mismo lado. LA AUERORA fue creciendo lentamente con seguridad, se consolidó  en Manizales y después cada uno de sus hijos abrió en distintos municipios de Caldas, Quindío, Risaralda, Cundinamarca, Boyacá, Meta, Tolima y Vichada. A la vanguardia en tecnología, protagonista de importantes cambios gremiales y protocolos empresariales.

A sus 70 años, seis hijos, 14 nietos, BEATRIZ ISAZA DE OSPINA sigue trabajando como ese “motor fuera de borda”, con la mayor energía y segura de que “la ayuda de Dios, la seguridad en que toda saldrá bien, la visualización de lo que se quiere como un hecho cierto, la constancia, la disciplina, el equipo LA AURORA… porque siempre hay un nuevo amanecer”


Categorías del Artículo:
Personajes

Entradas Relacionadas


Entradas Populares

Comentarios cerrados.

Menu Title